Museo de la Moto de Bassella

Compártelo

¡¡¡Muy Buenas!!!

Que pasa Tropa. ¿¿Cómo va todo??

Ante todo dar la bienvenida a los nuevos suscriptores del blog y a los amigos que se van sumando a la página de Facebook. Poquito a poquito la familia crece y eso está súper guay.

Para mí escribir es un ejercicio de creatividad, de trabajo de la memoria y de autoconocimiento. Pero hablar solo resulta raro. Por eso mola que me lean de vez en cuando. Jeje

Manteniendo el hilo de este viaje:

Como os decía en el post anterior, cada vez me resulta más aburrido hacer una crónica de viaje como tal.

Aunque las historias y lugares visitados son siempre diferentes, la mayoría de los que narramos viajes sea en forma de blog, YouTube, etc;  tendemos a repetirnos de contarlo, la estructura y, a menudo,  incluso palabras.

De hecho no será la primera vez que me aburro yo mismo al contarlo mientras pienso:

“Joder. Si yo me duermo escribiendo, imagínate esa alma caritativa que clickea el enlace con toda la buena intención del mundo…

…Se puede dormir una siesta de pm”

Aunque bien visto, si soy el remedio para que alguno deje las pastillas para dormir… tampoco lo veo mal. Eso sí, aguantadme 10 minutillos, porfa. Que así los algoritmos de internet van fijando el blog … jajaja!!

Nada. Que en esta ocasión he estructurado los post  como una serie de lugares  que he visitado para luego hilarlos un poco a mi manera:

De modo que esta serie comienza con:

Motovolta (Enlace)

Castillo de Javier y Castillo de Loarre(enlace)

…. Y ahora sigue con:

Museo de la Moto de Bassella

El Museo de la Moto de Bassella es un lugar de esos que conocí hace tiempo en una revista, más tarde por redes sociales y  que siempre he tenido ganas de visitar. Además está situado en un lugar de los míticos para el motociclismo en la península como es Bassella.

¿¿No os suena la “Bassella Race”??

A los amantes del enduro, el hard enduro y las motos de campo en general, seguro que sí. Y si no, que sepáis que sois unos p… analfabetos de esto de las motos (es broma)

Por si no la conocéis, os dejo un enlace sobre el tema.

Bassella Race Enlace de Interés

Pues en Bassella junto a una gasolinera se encuentra su famoso museo de motos clásicas. Un lugar al que, aunque como yo no entiendas prácticamente nada sobre el tema, merece totalmente la pena visitar.

Aquel domingo por la mañana tras la Motovolta Lleida me levanté molido:

Cuarto día de viaje y casi 2000km encima con pocas horas de sueño por dormir fuera de casa y cada noche en una cama distinta. Me hubiese  quedado sobando en el hotel de Solsona toda la mañana, pero había que seguir. El tiempo corre y el dinerillo del viaje también.

Pero, aun con el tiempo casi medido, no podía irme de allí sin visitar el archiconocido Museo de la Moto de Bassella.

Historia del Museo.

Mario Soler fue un mecánico y coleccionista (uno de los primeros de nuestro país) que durante años se dedicó a recuperar y restaurar motos clásicas. A su muerte en 1991 su familia decidió continuar su legado con el museo y la fundación que lleva su nombre:

La Fundación Privada Museo Moto Mario Soler es, según dicen en su página web “una entidad sin ánimo de lucro que trabaja para promover los valores de la moto, difundir su pasado, presente y futuro desde múltiples perspectivas (social, económica, industrial, deportiva, lúdica, histórica, urbana, etc.) y fomentar su uso responsable y cívico.”

¿Cómo es?

BSA, Ariel, Moto Guzzi, Terrot, DKW, FN, AJS, ALCYON, INDIAN, ABC, PEUGEOT, NSU, MOTOSACOCHE, CLEVELAND, PATRIA,
BSA, Ariel, Moto Guzzi, Terrot, DKW, FN, AJS, ALCYON, INDIAN, ABC, PEUGEOT, NSU, MOTOSACOCHE, CLEVELAND, PATRIA,

Inaugurado en 2002 el Museo de la Moto de Bassella  fue el primero de nuestro país dedicado en exclusiva al mundo de la moto.

1000 metros construidos en parte con materiales sacados del antiguo pueblo de Bassella que fue sepultado por las aguas del cercano Embalse de Rialb.

Consta de una planta principal en la que la mitad es tienda /museo donde puedes ver la exposición permanente.

La otra mitad  consta de una especie de bar/restaurante/sala de eventos. En el centro de ambas, hay una entreplanta que se usa a modo de reservado o sala de reuniones.

En el Sótano te encuentras:

Por una parte, el antiguo taller de restauración de Don Mario, en el que parece haberse detenido el tiempo.

Para quienes nos gustan estas cosas de la grasa y el metal, es una pasada. Verlo me recordó a la primera vez que llegué al taller del instituto allá por el 95.

Motos que no entraban arriba, de las que la mayoría eran motos de competición, bien sea de carretera o campo:

Bultaco Matador TSS,  ZÜNDAPP GS 125, Norton Manx, Bultaco Bandido MK1…

El resto está ocupado por la exposición itinerante que ahora mismo es la de Motos Derbi.

La Exposición:

Exposición Permanente:

En teoría consta de unas 200 motos que van desde lo más antiguo a lo más moderno.

Motos de diferentes tipos: bicicletas con motor como la Clement, motos de campo, preparadas para el hielo, de competición, motos bélicas, custom como la NORTON o Harley Davidson, las abuelas de nuestras actuales scooters…

Marcas españolas que ni siquiera sabía que existían , algunas que me sonaban vagamente y otras conocidas por muchos.

Auténticas joyas acompañadas de su letrerito con marca, modelo, y una breve historia.

RHONY´X, RUDGE, ROYAL ENFIELD, GILERA, BIANCHI,  BMW, VELOCETTE, NIMBUS, CORONAT… Honda…
RHONY´X, RUDGE, ROYAL ENFIELD, GILERA, BIANCHI,  BMW, VELOCETTE, NIMBUS, CORONAT… Honda…

Lejos de pretender dar por saco, como apreciación personal, quizás  eché en falta alguna unidad de marcas tan célebres como MV Augusta, Ducati o Kawasaki. Pero ha habido tantas marcas de motos en la historia, que harían falta varios museos como este para reunirlas a todas.

Exposición Itinerante Derbi:

Si la parte de arriba es espectacular, la de abajo no lo es menos con las exposiciones itinerantes. Motos de colección cedidas que están allí un tiempo expuestas.

Ahora mismo a Junio de 2023, tienen la  de Derbi: En ella encontrarás desde motos de competición pilotadas por los más grandes, hasta motos utilitarias de las que hoy en día siguen algunas rodando por nuestras carreteras. De hecho tengo a un coleguilla que sigue yendo a trabajar en una de vez en cuando.

La Derbi 49 del gran Ángel Nieto, La Derbi 80 GP de J. Miralles, una simpática Derbi Motocarro de 125cc..
La Derbi 49 del gran Ángel Nieto, La Derbi 80 GP de J. Miralles, una simpática Derbi Motocarro de 125cc..

Actividades complementarias:

En el museo ofrecen la posibilidad de hacer rutas guiadas, rutas en moto por la zona (supongo que con tu clásica) Actividades para niños y colegios, grupos, empresas, además de ofrecer sus singulares instalaciones para la celebración de todo tipo de eventos incluso culinarios.

No se les escapa nada.

Web Museo Moto Bassella

Suscríbete al Blog

Que sepas que no pienso cobrarte  nada si lo haces, serás el primero en recibir mis post y además participarás en sorteos.

Mi Experiencia en el Museo de la Moto de Bassella:

Mi visita duró más de tres horas y eso que al final aceleré un pelín porque se me iba el día:

Apenas controlo  de motos clásicas salvo un par de marcas que te vas encontrando en alguna concentración, lo que te va contando tu tío, tu padre, algún amigo que entiende un poco del tema… Etc.

Pero, como buen ex soldador de profesión, amante de su trabajo y de todo lo artesano, sí sé valorar este tipo de arte imperfecto y lo que cuesta realizar esas incalculables labores de restauración.

Me pareció flipante, estuve absorto todo el tiempo y me hubiese quedado todavía más aprendiendo cosas.

De hecho a posteriori, hablando con gente que controla y que ha estado allí, me han dicho que no todos los modelos están exactamente restaurados conforme al  modelo original y que hay algún pequeño “apaño” supongo que fruto de la falta de disponibilidad de piezas, otras hechas a mano…

Motos Derbi Utilitarias, exposición itinerante Museo Moto Bassella
Motos Derbi Utilitarias y otras marcas, exposición itinerante Museo Moto Bassella

Estaba como en un parque de atracciones para “frikis” de las motos, de la historia contemporánea y de los hierros. Sin más.

Como es totalmente normal, no las puedes tocar. Eso a mí me costó un mundo, pues me encanta el tacto frío del metal.

Hablando de trabajos artesanos y restauraciones, en Bassella encontrarás auténticas obras de arte en mecánica, metal o cuero, pero también en disciplinas que hoy en día no se ven en una moto como la cestería.

FN 4 Cillindroa Museo Moto Bassella

¡¡¡¡El sidecar de la FN 4 Cilindros estaba hecho en mimbre!!!!

De verdad. Que P… pasada de moto y de sidecar.

La verdad es que no podría escoger ninguna como la moto que más me ha gustado aunque siempre hay modelos que, por una cosa u otra, te impactan más que otros.

Quizás, que me inspirasen para una preparación de una moto custom, las BSA me llamaron la atención por encima del resto.

Depósito verde colgando

Un millón de recuerdos:

Derbi C4 Museo Moto Bassella

Entre aquel montón de joyas sobre ruedas, había una Derbi C4 como la que mi tío. Junto con las Puch de mi padre y mi otro tío son las motos que marcaron mi infancia:

Desde bebé enloquecía por aquella moto roja que hacía un ruido descomunal. Esperando que me subiesen a ella aunque fuese unos minutos…

-¿¿Y La Moto?? – Era lo primero por lo que preguntaba cada vez que llegaba por aquel entonces a casa de mis abuelos.  Si mi tío estaba, perfecto; pero La Moto era lo primero.

Papá: Este va por ti.

Vespa Museo Moto Bassella

A él sí que le gustan estas cosas ya que entiende más que yo. Sus años mozos de motero le hacen vivir las motos clásicas con más pasión.

Me han llegado por varias fuentes más que fiables, historias de cómo junto a su amigo Santiago (conocido piloto de rallies tristemente fallecido) hacían virguerías en las fiestas para animar el cotarro a lomos de una Vespa con sidecar y otras motos varias. Lo que hoy llamamos “Stunt”. Algo que en parte me sorprende me ya que mi padre es un tío con fama de serio y súper asentado, aunque muy habilidoso.

Él por su parte, sin llegar a desmentirlas, siempre le ha quitado hierro al asunto; aunque a veces no ha podido evitar que una sonrisa pícara y socarrona se escapase sin querer.

Qué bonitos son los recuerdos…

También, y eso sí lo ha confirmado, de cómo se compró una Vespa por capricho pero que pronto vendió tras varios sustos. Esa rueda pequeña en las carreteras y vericuetos de la época con mucha tierra y poco asfalto, era jugarse constantemente una caída. Aunque con el tiempo se arrepintió de la venta, admite que fue un calentón de ida y vuelta.

De las primeras cosas que he hecho tras el viaje ha sido enseñarle las fotos del museo. Algo que disfrutó casi como si estuviese allí, hasta el punto de que me gustaría volver al museo con él. Lástima que Bassella esté tan lejos para él…

Podría estar un ratillo contando historias de estas, pero no quiero alargar más un post que me apetecía un montón escribir y que dedico a mi padre. Ese gran motero sin moto que tengo la suerte de conocer.

“He heredado tu pasión por las motos, multiplicada por 100. Lástima que en el paquete no haya venido también tu habilidad con ellas… ¡¡¡¡jajaja!!!!.

Un Abrazo Papá”

¡¡¡Seguidme en Redes Sociales!!!

Espero que os haya gustado el post, compartidlo, comentad, preguntas y todas esas cosas.

Nos vemos en el siguiente.

¡¡¡Lo Imposible tarda solo un poco más!!!

Elmoteroredimido

jose.el_moteroredimido

 

 

 

Loading

5 comentarios en “Museo de la Moto de Bassella”

  1. José Ramón Villar

    Gracias por el post, gracias por la aportación.
    Muy buena descriptiva, amena, motivadora, ilusionante y cargada de comunicación Motera.
    Gracias.

  2. Ramón Parreño Moreno

    Hola Gavilán, este texto me ha encantado. Te vas superando.
    Enhorabuena por el trabajo hecho, continúa con el camino que llevas.
    Un abrazo fuerte Jose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *