El Mamut de O Incio. Ruta en moto por Lugo

Muy buenas!!! Bienvenido a un nuevo post del Motero Redimido.

Primera semana de Diciembre. Al 2023 le queda telediario y medio. Algunos están de puente mientras otros vivimos en un eterno “acueducto”

Hace unos días monté las Metzeler Karoo Street por probar algo diferente para el invierno y había que rodarlas. Adaptarme a ellas.

Una excusa tan buena como otra para salir en moto.

-“Cariño: Me voy a buscar un Mamut”

– “Ehhhh?? ¿¿Ande vas??”

-¡¡Pasa pa casa!!

Jajaja…

Pues sí. Galicia es tierra de Mamuts:

Ello lo atestiguan los restos encontrados en una cantera de O Incio en la provincia de Lugo allá por 1964. Una historia que el ayuntamiento/ gentes del lugar decidieron poner en valor a nivel turístico hace unos años, con una ruta de senderismo que recorre la zona y que ha dado lugar a esta preciosa estatua.

Visitarla será la segunda excusa para la ruta de este día.

Primera parada: Melide

Miércoles por la mañana. Nos levantamos aún de noche para salir con las primeras luces.

Hace una rasca curiosa pero soportable. Nada que ver con aquellas salidas de Verín en la V-Strom destino Coruña a -8 o -10o .

Recuerdo como si fuese hoy aquellas mañanas gélidas con las aceras y calles llenas de sal. O cuando sacaron la fuente de delante del ayuntamiento. Estarían cansados de arreglar tuberías reventadas del frío cada invierno.

Frío.

Es festivo. Poco tráfico. Carretera mojada y praderas blancas. El rocío se ha transformado en helada.

Unas vacas pastando tan anchas, se quedan mirando a dos “moteros tarados” pasando frío por deporte de buena mañana camino del centro de Galicia.

En Melide calentamos las manos con el primer café del día, aderezado con unos churrines un tanto aceitosos. Hechos con poco cariño… o mucho apuro. Según se mire.

Estamos en “zona peregrino” del Camino de Santiago. El clásico. El que viene de Castilla pasando por Piedrafita do Cebreiro. Con lo que es inevitable cruzarte con grupos de ellos que nos miran tan atónitos como aquellas vacas.

Como si ellos no estuviesen pasando frío por deporte…

Parada para foto: “A Ponte de Mourelle”

“A Ponte de Mourelle” es uno de esos puentes de metal que, por deformación profesional de una vida pasada, tanto me gustan; que me encanta transitar y fotografiar.

Me encanta el metal. Frío, aparentemente recio, pero en el fondo moldeable. Con el trato adecuado puedes hacer cualquier cosa con él… o casi.

Estamos al lado del Río Miño a su paso por el Ayuntamiento/Concello de Taboada. Galicia profunda. Hacía algún tiempo que no pasaba por aquí.

Mientras charlamos y hacemos las fotos de rigor un compi hacía lo propio en la orilla opuesta. Tenía toda la pinta de ir de viaje a lomos de una Gs800 Adv.

El día oscuro, cerrado, medio niebla nos ofrece unas vistas diferentes. De frío invierno.

Por cierto: Hoy no voy solo si no que lo hago con Jose a lomos de su Ktm. Vecino y compañero de algunas “fatigas moteras”, fue él quien me lio para esta salida.

Como si fuese tan difícil…

Mirador do Alto do Coto:

Como he dicho antes, Galicia profunda. Mundo rural, tranquilidad.

Carreteras terciarias, machacadas por el paso del tiempo o los tractores y llenas de mierda.

Para los coches de los vecinos son una putada, pero con nuestras motos molan. En el fondo es para lo que están hechas: para rodar o viajar por carreteras o caminos de todo tipo.

El Mirador do Alto do Coto está ubicado en la Serra de Penas. Concello de Bóveda. Prácticamente en los límites de las parroquias de Martín y Teilán. A 650 metros de altitud.

En un día despejado, desde esta estructura de 10 metros de altura, nos ofrece vistas panorámicas de O Incio, O Courel, la capital de Ribeira Sacra y todo el valle de Lemos o las estribaciones montañosas que cierran el lado sur del Cañón del Sil.

Unos cientos de metros antes de llegar al desvío divisamos el mirador en el alto de la montaña.

Para acceder a él, toca un pequeño tramo de pista. Los primeros 500 metros hasta el aparcamiento son totalmente llanos. Luego una pequeña rampa de unos 150 metros cuya pendiente decrece hasta hacerse casi llano.

Aunque eso lo sé ahora que he ido.

Mejor una rodilla al 50% que una rodilla al 50% rota por gilipollas:

“Por no ser como los demás” y por hacer las cosas sin convencimiento.

Soy perfectamente consciente de que, en los tiempos que corren de “overlanders” y del postureo, si tienes una moto trail y no haces off… mmmmm!! Malo.

De hecho para mucha gente dejas de existir, lo mismo que si no vas “a ritmo”.

Pero que sepas que me la pela un rato bien largo.

Yo respeto a todo el mundo mucho más que (por lo que veo) el mundo a mí. Admiro la seguridad y habilidad de alguna gente, pero flipo en silencio con algunas barbaridades que se hacen de cara a la galería por no ser menos que… “el vecino del quinto”.

Los hospitales están llenos de inconscientes víctimas de un “a qué no hay huevos…” o de perseguir un puñado de likes, pero a mí nunca me ha dado la gana de ser uno.

Hay “riesgos de este oficio” que acepté de buen grado el día que volví a subirme a una moto. Pero si vuelvo a tener que pasar por la cuchilla o a pasarme meses recuperando una rodilla que casi está para tirar, permíteme que, cuando menos lo haya disfrutado.

Yo veo todo esto como una cuestión de Personalidad.

A Jose, que está bien y le gusta hacer pistas con con su Ktm; hizo el tramo de marras, se lo pasó teta, sacó esta fotaca y respetó que yo lo hiciese caminando.

Mirador Alto do Coto

Con lo sano que es subir cuestas con 15kg de equipación de moto encima y a 8oc. Haces un fondo que te cagas… jeje.

Perdona la chapa. Pero estoy hasta las pelotas de que me den la brasa por esto.Yo soy de los que va al revés. Cuanto más me presionen, mucho peor.

Al mirador le tenía ganas, las vistas son preciosas y recomiendo visitarlo porque el entorno mola un montón.

El Mamut de O Incio: “Me dejó Clavado”.

Siendo sincero, no me digas porqué, pero pensé que estaría en un sitio más complicado de llegar.

Tras un precioso y divertido tramo de buena carretera entre pequeñas aldeas rodeadas de praderías, llegamos a la famosa estatua con aparcamiento lleno de grava en el que entré cual Miura, convencido al verlo aparentemente compactado.

Al final resultó ser piedra movida y que el terreno estaba blando debajo, porque me quedé clavado cual camión en una rampa de frenado de emergencia. Con la suerte de no caerme ni hacerme daño.

Fue divertido comprobar como los tacos de las Karoo aquí traccionan que te cagas.

La verdad es que el paseo mereció mucho la pena. Hasta hacía menos frío.

Triacastela: ¡¡A… Comer!!

Supongo que antaño en el municipio de Triacastela habría un poco de todo, siendo el paso del Camino de Santiago un aporte monetario más a la economía local. Pero a día de hoy es prácticamente un “Centro del Peregrino”:

Albergues, posadas… ¡¡hasta un fisioterapeuta!!

Hasta allí nos acercamos a comer en un local que conocía Jose: El Restaurante Parrillada Xacobeo.

Tú, lector habitual, sabes que no suelo hacer publicidad de sitios donde voy a comer. Pero, a mí que me gusta zampar, disfruto cuando encuentro uno que me parece bueno.

Así que, venga: Publicidad gratis por tener un menú del día más que decente a precio de semana. Además, el local con ambiente cálido de casa de comidas de toda la vida, tiene su puntazo.

Vuelta por O Courel:

No es fácil montar una ruta en esta época del año con tan pocas horas de luz y pretendiendo ver cosas. Con lo que hice un “algo” aproximado el día antes para luego recalcular sobre la marcha.

Salida de comer las 16:10 “hora zulú”. Quedaba como una hora y media de luz. No nos apetecía volver directos a casa, pero tampoco nos podíamos liar demasiado para no ver casi nada.

Estando por esta zona, un tramo por “A Serra do Courel” te garantiza curvas y unas vistas impresionantes. Muchas cosas bonitas en una distancia moderada.

En Hospital de la Condesa tomamos la LU-651. Hasta Seoane do Courel, un tramo inicial espectacular en esta época del año, y por el que creo no haber ido nunca. Estoy en dudas.

No me gustaron tanto aquellas obras que auguran petada de turismo en verano. Una playa fluvial en esta zona y estos tiempos es igual a Turismo de Masas. Pffff…. Menuda Mierda.

Son parajes llenos de contrastes en los que la montaña cerrada se va despejando poco a poco a medida que desciendes hacia el sur. Cascadas, miradores, pequeñas aldeas y muuuuuuuuchas curvas… Imagínate en Otoño e Invierno.

Por O Courel

Impresionante.

El Motero Redimido 2 – Perros sueltos 0:

Llegamos a Quiroga muy al atardecer, tirando para casa por la vía rápida, pero con curvas. 170km del tirón pero tranquilitos llegamos para tomar “la penúltima” mientras comentamos entre risas las batallitas del día.

Como por ejemplo los 2 perros que se me tiraron yendo detrás de Jose:

La Ktm me los alteraba y se me tiraban los cabrones. Menos mal que, sin ser pequeños, no eran mastines… jeje.

Espero que te haya gustado la crónica de hoy.

La Siguiente, si no pasa nada, Arguis 50 Aniversario.

Lo Imposible Tarda solo un poco más.

Un pequeño video con los mejores momentos:

Suscríbete al Blog:

Que sepas que no pienso cobrarte  nada si lo haces, serás el primero en recibir mis post y además participarás en sorteos.

 

 

 

 

Loading

2 comentarios en “El Mamut de O Incio. Ruta en moto por Lugo”

  1. TIRAMILLASPLANET

    😝😝
    La frase mágica para todo grupo
    A que no hay huevos
    Bufff esa frase ha hecho muncho
    dañó también munchas risas
    😆👍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *