Las Protecciones de Moto se Desintegran.

Compártelo

Las Protecciones de Moto se Desintegran:

¡¡¡Muy buenas!!!

¿¿¿Como va todo???

Por si lo has pensado al ver este clicbait en forma de titular, No. No te la estoy colando.

Mientras semana pasada te traía un post sobre un lugar tan guapísimo como es la Sierra de Ancares…

Los Ancares en Moto:

…hoy te voy a contar algo curioso que igual no sabías:

Las Protecciones de Moto Caducan

Van varias veces que conocidos me preguntan si sé de alguna forma para restaurar aquel casco antiguo heredado del padre o una réplica vintage que han comprado de cuarta mano por internet, con la idea de poder usarlo de vez en cuando porque queda chulo.

Mi respuesta es siempre la mísma:

“Sin ser un entendido del tema, mi consejo es que lo limpies bien y lo dejes en una estantería para enseñarlo a los amigos. Toda equipación de moto se degrada con el tiempo y no creo que esté para usar de forma segura”

Aunque muchas veces pensamos que estos artículos que vemos en revistas especializadas, blogs y redes sociales de que un casco caduca o similar son cosa de las marcas que les pagan para comernos el tarro y mover el mercado; es de lógica pensar que cualquier material con el paso del tiempo, la oxidación, con uso o sin él, se degrada.

Y la equipación de moto no es menos:

Los materiales se contraen y se dilatan por la climatología, el calor de nuestro cuerpo… se mojan, son golpeados por partículas arrastradas con el aire, piedras, etc. La misma luz del sol quema unos tejidos que están fabricados con el fin de protegernos.

Protecciones de Rodilla Desintegradas:

Pero lo que realmente me ha llevado a escribir este artículo, ha sido algo que nos pasó en casa hace un par de semanas:

Domingo por la tarde, nos disponemos a dar un paseo en moto ( mi mujer sale muy poco desde mi accidente) y cuando se dispone a ponerse el pantalón:

“¡Ah!¿¿Y esto?? ¡¡Pero esto está roto!!”

Las protecciones de la rodilla directamente se habían roto en pedazos y se seguían deshaciendo en nuestras manos.

Pantalón de marca conocida (no la voy a decir) comprado nuevo hace unos doce años y con muy poco uso. Apenas unas 20 salidas. Sin golpes ni caídas. El resto del tiempo colgado en un armario sin humedades ni nada por el estilo. En teoría las protecciones estaban homologadas.

¿¿Y si nos llegamos a caer??:

Hacía sobre un mes de la anterior salida en la que, como de costumbre llevó esos mismos pantalones sin siquiera sospechar que las protecciones estaban en tal estado.

¿¿Y si no se llegan a romper??

¿¿Y si nos llegamos a caer??

Afortunadamente no lo sabremos nunca, pero lo lógico y normal sería que las protecciones se fuesen a la mierda con el mínimo impacto, saliendo su rodilla mal parada.

Estos días toca ir a comprar equipación de moto nueva porque ya no me fío ni de la chaqueta. Es algo más nueva, pero también tiene sus años.

Mucho cuidado con lo que se compra, sobre todo de segunda mano:

Sin, ni mucho menos pretender fastidiarle el negocio a nadie, es de dominio público que circula por los distintos mercados mucha equipación del año de la polca que ha pasado por varias manos.

Comprar de segunda mano creo que es realmente útil para ahorrarse unas pelillas y de paso hacer de nuestra afición más sostenible.

De hecho soy un gran defensor del reciclaje. Pero visto lo ocurrido, también te digo que hay que mirar con lupa lo que se compra tanto de segunda mano como en tiendas porque lo barato sale caro.

De hecho creo que no estaría demás que, si no lo tienen (no me consta) que se incluyese en las etiquetas una fecha de fabricación del artículo en cuestión.

Déjame tu comentario, suscríbete, sígueme en redes sociales y esas cosas:

– ¿Te ha ocurrido algo similar?

-¿Como lo ves?

Hasta aquí el post de hoy. Una anécdota que espero te sirva para darle una vuelta a como vamos protegidos en moto.

Recuerda suscribirte al blog. Publico una nueva historieta casi todas las semanas sobre temas varios del mundo de la moto.

¡¡Un Abrazo!!

Lo Imposible Tarda Solo un Poco Más.

Loading

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *